¿No ves mi sangre, un hilo
sobre el pecho desnudo?
¿No ves que vivo a ciegas,
que mi luz tiene dueño?
¿No ves que corta el filo
de la pasión? ¿No ves que duele el nudo
de este amor que me entregas,
que el mundo cada vez es más pequeño?